domingo, 11 de marzo de 2012

El lado vacío de mi cama...




Desde que recuerdo el lado izquierdo de mi cama yace vacío esperándote, quiero pensar “te has perdido y buscas el camino para llegar”… El lado izquierdo de mi cama permanece frío a veces cálido con tu presencia, a veces frío y más helado también con tu presencia… luce vacío ausente y en tonos opacos cuando entre sueños abro los ojos para ver si estás ya aquí.
Tu nombre, el nombre de él o el nombre de aquel han dejado huella pero ninguno permanece, se quedan en la historia, he pensado en comprar una cama más chica para no permitir que sobre el espacio y a las tres de la mañana cuando abro los ojos sigo acurrucada del lado derecho guardando tu espacio… esperando a que llegues.
¿cuándo será?, ¿cuándo estarás aquí?...
Llegué a épocas insomnes con la intención de no esperarte mientras dormía, llegaste a estar aquí y ni siquiera sentía tu presencia, eres como la sombra de aquel fantasma que se cansó de errar y caminó hacia la luz.
Eres el recuerdo de aquella terrible pesadilla que me despertó a media noche y me hizo abrazar la almohada, cuando mi corazón latía y mis cinco sentidos no lograban conjugarse.
El lado izquierdo de mi cama esté donde esté, vaya donde vaya siempre te aguarda, siempre te espera… siempre te busca.
Eso de la cama más chica no remedió la situación, el remedio es achicar el corazón y comprar una cama enorme, hacer un mapa de sueños y dejar de esperarte, un día simplemente abriré los ojos a media noche cálida y estarás ahí… durmiendo plácidamente en el lado izquierdo de mi cama, ocupando cada espacio de mi ser, cada espacio en mi interior…

1 comentario:

martiux frappe dijo...

La idea de pensar que eso algun dia va a pasar, es la fortaleza que me hace despertar!... mejor no lo pudiste describir, como siempre, me fascino tu tema!
Gracias.

Limbo